Abdominoplastia

February 23, 2015

 

El abdomen es una de las zonas del cuerpo donde se acumula la grasa con más facilidad. Los embarazos, seguidos a menudo de distensión de la musculatura abdominal, variaciones de peso y desordenes hormonales contribuyen a la formación de un abdomen poco estético o con deformidades.

La pared abdominal está constituida básicamente por tres elementos: la piel, el tejido celular subcutáneo con la grasa subyacente y la capa muscular. La afectación de cualquiera de estos tres elementos llevará a la formación de una deformidad del abdomen que, según cada caso, requerirá un tratamiento más o menos complejo.

 

Indicaciones: Grasa redundante en abdomen, presencia de estrías, perdida de la forma y del tono muscular.

Está indicada tanto en hombres como en mujeres con sobrepeso u obesidad, aunque es particularmente útil en las mujeres que, a causa de embarazos, tienen dilatación irreversible de la piel y de la musculatura del abdomen.

 

Lo esperado: La abdominoplastia o lipectomia abdominal ayuda a recuperar un "vientre plano" y a delinear la silueta corporal.

 

Procedimiento: La abdominoplastia o lipectomia abdominal es una intervención quirúrgica que consiste en despegar, resecar la piel y la grasa del abdomen sobrante, mediante una incisión por encima del pubis, lo que permite que la cicatriz quede perfectamente disimulada.Esta operación permite además la reparación de la pared muscular a fin de conseguir un abdomen plano y, en casos indicados, el estrechamiento de la cintura del paciente. La extensión de la incisión dependerá de la flacidez de la piel y del grado de obesidad de la persona.Todo el procedimiento dura aproximadamente entre 2-4 horas dependiendo de la complejidad. Una vez finalizada la cirugía, la paciente llevará un sistema de drenaje durante 24 o 48 horas según el caso. Los puntos de sutura se retiran a las 2 semanas.

 

¿Qué debo tener en cuenta en el preoperatorio?

 

Las personas fumadoras que deseen realizarse una lipectomia abdominal deberán abstenerse de fumar durante al menos cuatro (4) semanas antes y cuatro (4) semanas después de la intervención porque el tabaco puede afectar de manera muy negativa en la cicatrización de la herida.

 

¿En qué momento es aconsejable operarse?

 

Generalmente todas las intervenciones estéticas del abdomen pueden efectuarse después de haber perdido la forma natural debido a sobrepeso, obesidad y embarazos.

 

¿La operación tiene alguna contraindicación?

 

En todas las intervenciones se realizan una serie de pruebas preoperatorias que, junto con el historial clínico, permitirán detectar si existe alguna contraindicación.

 

¿Qué riesgos están asociados a esta intervención?

 

Cada vez son menores los riesgos de este tipo de operaciones, pero como en cualquier tipo de cirugía, se pueden producir ocasionalmente complicaciones condicionadas no sólo por la habilidad y experiencia del cirujano, sino también por la calidad de cicatrización y curación del paciente así como otras complicaciones de tipo anestésico.En cuanto a riesgos específicos de la abdominoplastia o lipectomia, puede producirse necrosis cutáneas, seromas - acumulaciones de líquido entre la piel y la pared abdominal-, una cicatrización anómala, apariencia antiestética del ombligo y un cambio en la sensibilidad de la piel. Aunque no pueden considerarse riesgos, hay que tener en cuenta que en ocasiones la sensación de acartonamiento o los dolores pueden prolongarse algunas semanas más de lo normal. En casos muy raros, también puede producirse un cambio en la pigmentación cutánea.

 

¿Se necesitará algún cambio en la medicación antes de la intervención?

 

La Aspirina (ácido acetilsalicílico) puede provocar problemas de coagulación y consecuentemente hemorragias. Generalmente se deben suspender, vitaminas liposolubles, o sea la A, D, E y K., hasta un mes antes de la cirugía, ya que pueden interferir con los mecanismos propios de la coagulación, al igual que medicamentos que se usan para tratar los dolores, inflamaciones y los medicamentos llamados naturales, como el ginkgo biloba, el jengibre y otras.

 

¿Se puede utilizar algún cosmético para ayudar a que las cicatrices mejoren?

 

Hay que tener en cuenta que la cicatrización y resultado final depende de varios factores personales y de cada piel. No obstante, existen diversos tratamientos cosméticos que ayudan a que la cicatrización sea rápida y las marcas las mínimas. El cuidado de la piel antes y después de la operación influirá en el resultado final del aspecto de las cicatrices. Su calidad, la edad, el drenaje, la compresión de la zona y la cosmética son otros factores que ayudan a conseguir una mejoría.Actualmente existen las bandas de silicona como coadyuvantes en el proceso de cicatrización.

 

¿Qué cuidados debo tener en cuenta en el postoperatorio?

 

Tras la intervención se recomienda reposo durante una semana y el uso de una faja alrededor del abdomen durante aproximadamente un mes. El reinicio de las actividades normales es a partir de las dos semanas y el paciente podrá empezar a hacer ejercicio físico paulatinamente a partir del mes.Al retirar la faja, aparecerá un edema postoperatorio que irá disminuyendo progresivamente. Por lo general, el resultado definitivo no se observa hasta pasados 3-4 meses. La sensibilidad de la zona operada se recupera poco a poco y tarda entre 6 y 12 meses en restaurarse completamente. La cicatriz residual después de una abdominoplastia queda en todos los casos camuflada por cualquier prenda de ropa interior o de baño.En lugar de bañarse, es recomendable una ducha corta que no afectará a la cicatriz postoperatoria. Durante los primeros días es aconsejable que dicha cicatriz no esté en contacto con el agua. También es importante mantener un control alimentario razonable y no aumentar de peso con el fin de no alterar los resultados de la intervención. Se recomienda hacer comidas pequeñas, pero comer más a menudo para no provocar distensión del abdomen. Para evitar esfuerzos perjudiciales de la pared abdominal en caso de estreñimiento, debes consultar con el cirujano la posibilidad de tomar laxantes.

 

Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro 

Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro 

Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro Dr. Rodrigo Ruiz Castro 

Please reload

Posts Recientes

02.03.2015

23.02.2015

23.01.2015

14.01.2015

Please reload

+56 9 5123 9278 | +56 2 22 605 1431

Av. Apoquindo 3990, Las Condes - Santiago de Chile

Edificio medico Alcantara - Consultorio 501

Entrada al estacionamiento por Las Torcazas

Estación de metro - Alcántara, Linea 1

 

whatsapp-2.png
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de YouTube
  • Icono negro LinkedIn
arrow&v